Traductores profesionales y posturas de trabajo

Los traductores profesionales pasamos muchas horas sentados delante del ordenador y esto nos puede traer algunos problemas. Hace poco leí unos consejos sobre ergonomía y cómo debíamos disponer nuestro lugar de trabajo en un blog para traductores profesionales. Dice el refranero español: más vale prevenir que curar. Todos conocemos este refrán, pero lo cierto es que a menudo no lo ponemos en práctica y no nos preocupamos de nuestra salud hasta que nos empieza a doler algo.. No todo en la vida del traductor es el dinero, hay que cuidarse. 

Esta reflexión no es mía, sino de una fisioterapeuta que impartió un curso de reeducación postural al que asistí hace unas semanas para personas que pasamos muchas horas delante del ordenador, como por ejemplo los traductores profesionales. Los que asistimos a él pudimos conocer un poco más nuestro cuerpo y descubrir técnicas para evitar dolencias a causa de nuestro trabajo. Comenzó con una breve introducción a la anatomía del cuerpo humano

traductores dolor irradiado

y a los tres soportes con los que cuenta: huesos, articulaciones y músculos. A continuación describió algunas de las enfermedades más comunes, haciendo especial hincapié en aquellas que afectan a la columna cervical y a la columna vertebral, las cuales pueden provocar dolor o molestias, no solo en la columna, sino también en otras zonas del cuerpo (lo que se conoce como dolor irradiado).

Antes del descanso de la sesión, se analizó nuestra posición corporal, tanto de pie como sentados. Los problemas más habituales, también entre los estábamos allí, se presentan en las rodillas (que no deben estar bloqueadas cuando estamos de pie) y en los hombros (se ha de evitar echarlos hacia delante). Por último, vimos un ejercicio que podemos hacer sin levantarnos de la silla: la báscula pélvica.

traductores báscula pélvica

Tras un breve tentempié, volvimos a la sala dispuestos a usar las mantas y esterillas que llevábamos para la ocasión. El resto de la sesión lo dedicamos a poner en práctica numerosos estiramientos para las distintas partes del cuerpo. Podéis consultar aquí una recopilación que he hecho con los que han parecido más importantes. Lo mejor para incorporarlos a nuestra rutina es aprovechar los descansos —esos cinco minutillos de la técnica Pomodoro— e introducir en cada uno dos o tres ejercicios. Debemos emplear entre 30 segundos y 2 minutos en cada estiramiento (evitad los rebotes, simplemente mantened la posición). ¿Cuántas veces al día? ¡Las que queráis!

traductores técnica pomodoro

Eso sí, volvemos a lo de siempre. No basta con estirar. Es muy recomendable (imprescindible, diría yo) hacer ejercicio tres veces a la semana, por lo menos. Si no tenéis tiempo para ir al gimnasio o a clases de aeróbic, seguro que lo tenéis para ir a dar un buen paseo por algún parque cerca de vuestra casa. Bastantes traductores se han pasado al pilates. Yo lo probé y no me convenció, pero quizás a vosotros os vaya bien.


En definitiva, es importante que busquéis algún tipo de ejercicio para poder activar y mover vuestro cuerpo. Pero lo importante es que encontréis alguna actividad que os guste… ¡y que no haga falta que os duela algo para poneros a ello! ¿Ya tenéis la vuestra?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada